Seguir a @difusionlibre

Estas diminutas baterías líquidas dan vida a chips mientras los refrescan

Estas diminutas baterías líquidas dan vida a chips mientras lo refrescan

Científicos de IBM y la Universidad ETH de Zurich han construidos una diminuta batería que es capaz de dar vida a chips al mismo tiendo que los refrigera. Así es, tiene la capacidad de enviar suficiente energía para alimentar el chip mientras disipa el calor que éste genera, y lo mejor es que el sistema es extremadamente pequeño, pudiendo servir para dar vida a chips más pequeños y eficientes. Podría por ejemplo servir para crear celdas solares que almacenan su propia energía o dispositivos de monitorización remota que no requieran fuentes de energía externas.

Con el nombre de “flujo redox”, estas baterías usan electrolitos líquidos que normalmente se usan a gran escala para almacenar energía. Por el momento, investigadores de Hardvard crearon recientemente una que puede mantenerse con vida durante 10 años sin degradarse demasiado, haciéndola ideal para almacenar energía solar o de viento.

Pero la ventaja de ese nuevo modelo es su tamaño, y eso implica usarlas en otro tipo de contextos. El equipo de la ETH Zurich e IBM lograron encontrar dos líquidos adecuados para servir como electrolitos de la batería de flujo y como agentes de enfriamientos que puedan disipar el calor de los chips en el mismo circuito. “Somos los primeros científicos en construir una batería tan pequeña que combine el suministro de energía y el enfriamiento”, dijo el estudiante de doctorado Julian Marschewski.

De Moda En Venezuela en Fotos

Usando técnicas de impresión 3D, el equipo desarrolló un sistema de micro-canal en forma de cuña que suministra al sistema electrolitos con muy poca potencia de bombeo. El resultado son electrodos que presionan líquido en la capa de la membrana donde los iones pueden fluir, generando de esta manera energía. De esta forma, el sistema es capaz de generar 1,4 vatios por centímetro cuadrado, con 1 vatio de sobra para alimentar la batería. Por otro lado, disipa mucho más calor de lo que genera, así que los trabajos de enviar energía y disipar no suponen un problema al final.

De todas formas, sus creadores necesitan completar algunos ajustes para que el sistema funcione a la perfección, ya que por ahora la batería necesita generar más electricidad de la que puede generar en estos momentos. El futuro es desde luego muy esperanzador, ya que además de usarse con chips, sus creadores creen que también podría ser un sistema ideal para combinar con lásers (que también requieren refrigeración interna), celdas solares encargadas de almacenar energía e incluso con baterías de flujo optimizadas con canales de refrigeración.

Fuente: engadget


5 de los mejores podcasts en español sobre Ciencia y Tecnología
Crean a la primera muñeca sexual con inteligencia artificial (+video)