Seguir a @difusionlibre

Escuchar música es igual que el sexo

article-escuchar-musica-es-igual-que-el-sexo-58a1f6988cf21

Los efectos en el cerebro son idénticos y cuando te gusta una canción… ¡es casi como un orgasmo!

Que la música es algo beneficioso lo sabemos desde hace tiempo. Pocas cosas resultan tan relajantes como escucharla con auriculares, tumbado a la bartola.

Resulta que la ciencia, como siempre, tiene la respuesta. Y es de lo más llamativa: el placer que sentimos con la música activa las mismas zonas cerebrales que el sexo o las drogas, provocando el idéntico efecto tanto a nivel físico como mental.

TUS CANCIONES PREFERIDAS

En su experimento, realizado por investigadores de la Universidad de McGill de Montreal (Canadá), los científicos pretendían averiguar si la naltrexona (medicamento usado en el tratamiento de la intoxicación aguda por opiáceos) es capaz de disminuir las sensaciones positivas y negativas del cerebro.

Para ello reclutaron a estudiantes a los que a los que pidieron que trajeran sus canciones favoritas. El grupo fue dividido en dos secciones: a uno de ellos se le administró un placebo y a otro 50 miligramos de naltrexona.

CONTROL DE EMOCIONES

Absolutamente todas las reacciones de los voluntarios fueron examinadas con detalle además de monitorizar la actividad eléctrica de varios músculos faciales, también registraron su ritmo cardiaco, respiración, presión sanguínea y conductividad de la piel antes y durante el experimento.

Una hora de después de haber ingerido el fármaco, se les pidió a los estudiantes que escucharan sus favoritas junto a otras seleccionadas por los científicos. El experimento se repitió una semana después intercambiando los grupos: los que habían tomado placebo tomaron el fármaco y viceversa.

MELODÍAS DE PLACER

¿Y los resultados? Pues al parecer los datos demostraron que la naltrexona reducía la respuesta de los participantes, hasta el punto de que incluso afirmaban que ya no les generaba el mismo sentimiento escuchar su canción favorita. Esto se debe a que la naltrexona bloqueó el 80% de los receptores mu y delta, presentes en las neuronas a las que se acoplan las endorfinas o exógenos como la morfina o la heroína.

“Hemos demostrado aquí que el sistema opioide es responsable de mediar entre las respuestas positivas (placenteras) y negativas (tristeza) emocionales a la música”, comenta Daniel J. Levitin, líder del trabajo.

MHV


Así fue la historia de amor de Katy Perry y Orlando Bloom (+ Fotos)
Samsung, el gigante conglomerado de electrónica dejará de existir