Seguir a @difusionlibre

La historia del vestido rosa de Jacqueline Kennedy (MODA Y BELLEZA)


Sacado de la casa francesa Chanel, el traje era color violeta, pero la entonces primera dama de Estados Unidos decidió cambiarlo a rosado. Los guantes blancos ocultaban su hábito de comerse las uñas. El traje que lucía el día del asesinato de JFK se encuentra en el Archivo Nacional

01076  jacqueline kennedy

Una jovencísima Jacqueline Kennedy pide ayuda desesperadamente, ataviada con un clásico traje de Chanel color rosa intenso, con sombrero pill box a juego y sus habituales guantes blancos. 

Era 22 de noviembre de 1963, en pleno asesinato de su esposo, el mandatario estadounidense, John F. Kennedy.

Con este traje revela parte de la personalidad de una mujer educada en los colegios más elitistas de Estados Unidos, extremadamente tímida, y perfectamente consciente de la importancia de la moda en una sociedad mediática y en una administración fundamentada en las relaciones públicas.

Al parecer, tras el atentado, la entonces primera dama se negó en varias ocasiones a cambiarse el traje de chaqueta manchado de sangre a pesar de los ruegos de su personal de confianza: “Dejen para que se den cuenta lo que hicieron”, esgrimió.

Con este traje, también aparecería en el juramento de Lyndon Johnson como presidente, un acto celebrado a bordo del mismo avión que trasladó el cadáver de Kennedy a Washington.

Según reconocería poco después en una entrevista a la revista, le molestó la  prisa del entonces vicepresidente para tomar su cargo.

El traje es un diseño en tweed de la casa Chanel de 1961, originalmente diseñado en violeta, pero que Jacqueline Kennedy encargó en rosa a la tienda Chez Ninon (Park Avenue), una manera de esconder su predilección por la moda y la cultura francesa -vivió en París y estudió en la Sorbona- y evitar posibles críticas a su falta de patriotismo estilístico.

El vestido también sirve para analizar el estilo de una mujer definida como reservada y reacia a conceder entrevistas.

Formado por dos piezas, una chaqueta con abotonado marinero y falda por debajo de la rodilla, este conjunto simboliza a la perfección a una mujer convertida en ejemplo de moralidad e icono de su época, que, en el fondo, se vio obligada a transmitir una imagen de falsa perfección y a asumir estoicamente las desavenencias y los escarceos extraconyugales de su marido con una interminable lista de mujeres.

Es paradigma también del ‘estilo Jackie’, cuyo aura ha servido de inspiración a modistos y ha sido motivo de exposiciones, como la que le dedicó el Museo Metropolitano de Nueva York hace una década y que dibujaba a una mujer con un estilo aparentemente ingenuo pero sofisticado, urdido por la que muchos coinciden en calificar como astuta, inteligente y culta.

En su etapa como Jacqueline Kennedy puso de moda el sombrero pill box, que, al parecer, tapaba la raíz encrespada de su pelo rizado y los guantes blanco, con los que ocultaba que se comía las uñas.

El sombrero y los guantes del fatídico día se perdieron, probablemente en el caos del momento, pero el mítico vestido rosa fue legado al Archivo Nacional de Estados Unidos, en cuyas instalaciones permanece oculto y, al parecer, todavía manchado con la sangre del entonces presidente y que jamás se ha expuesto al público por su expreso deseo.

Fuente: estampas

Búsquedas referente al tema: curiosidades jacqueline kennedy


Estar preso no siempre implica (FOTO Desmotivaciones)
Ahora son los usuarios de Xbox One los que se quejan de diferentes problemas