Seguir a @difusionlibre

Cabellos con volumen (MODA Y BELLEZA)

La genética y la edad tienen un papel determinante en su fragilidad, pero existen muchos otros aspectos, al alcance de tus manos, para darle mayor densidad a tu melena. Toma nota.

Si tu cabello está cada vez más fino, posee menos densidad y agarra frizz con facilidad, quizás estás comenzando a sentir los efectos del adelgazamiento de la fibra capilar. Ya que, igual que la epidermis, el pelo también envejece, lo que se manifiesta en una pérdida de volumen, fuerza, cuerpo y color. Pero, a cualquier edad, se puede lucir una bonita melena. Basta con poner en práctica una serie de precauciones, relacionadas con el estilo de vida, y seguir unos sencillos consejos básicos para lograrlo.

Cuidados desde el interior
Mantener una alimentación equilibrada es vital para la salud y fuerza de la fibra capilar: consumir diariamente proteínas, carbohidratos, ácidos grasos esenciales (Omega 3 y 6), vitaminas (especialmente las del grupo B, E y C) y minerales (como hierro o zinc), no solo es esencial para los órganos del cuerpo en general, sino que también afecta el aspecto y fortaleza del cabello. Añade a tus menús un plus de granos, vegetales de hoja verde, frutos secos, carnes, germen de trigo, zanahorias y huevos, e intenta unirlo a una correcta y abundante hidratación, tu pelo lo notará.

Cariños eficientes
Para mantener la fibra sana y lucir una melena con más textura y brillo, mantén estos infalibles tratamientos y tips de belleza:

Peeling capilar. Consiste en una exfoliación que ayuda a eliminar del cuero cabelludo: células muertas, residuos de productos, tinturas, exceso de sebo, caspa, etcétera. Así, además, de brindarle oxigenación, estarás limpiándolo en profundidad. Se recomienda no usar ningún método químico inmediatamente después de haberse realizado el peeling, ya que el cuero cabelludo queda sensibilizado.

– Protégelo del calor. Usa siempre un protector térmico antes de aplicar secador o plancha, y no utilices estas herramientas a más de 200 grados centígrados.

– Nutrición constante. Emplea un buen acondicionador al final de cada lavada. Y, una vez al mes, opta por una hidratación profunda y natural con diversos aceites. Mezcla en un recipiente aceite de coco, oliva, almendras dulces, rosa mosqueta y algunas gotas de aceite esencial de lavanda. Aplica la mezcla en todo el cabello, incluyendo el cuero cabelludo, y te dasun masaje. Luego, envuelve el pelo con una toalla tibia durante una hora. Lávalo como acostumbras y déjalo secar al aire libre.

– Peina hacia arriba. En lugar de pasar la plancha en dirección hacia el suelo, hazlo hacia el techo. Sube los mechones siempre hacia arriba y tu peinado conseguirá mayor volumen.

– Cero agua caliente. La temperatura influye en la belleza del pelo y lo ideal es que el agua esté tibia. Si se encuentra demasiado fría, no se consigue eliminar la grasa, pero, por el contrario, muy caliente puede crear una producción extra de sebo natural. Además, para conseguir un brillo extra, se puede hacer el último aclarado con agua fría, que ayuda a cerrar la cutícula y, con eso, que refleje más la luz.

– Retoca las raíces cada cuatro semanas. No hay nada menos favorecedor que llevar el cabello teñido y que asomen dos dedos de canas. Para más comodidad y economía, puedes teñirte en tu propia casa: en solo 30 minutos volverás a lucir un pelo fantástico. Aplica el producto en la raíz y repártelo por todo el pelo solo cinco minutos antes de aclarar, para unificar el color.

– Ejercicio físico regular. El entrenamiento constante es ideal para mantener el estrés y los nervios a raya, elementos ambos que inciden en el envejecimiento general y, por tanto, del cabello. Además, hacer ejercicio estimula la circulación sanguínea, lo que favorece la oxigenación y la llegada de nutrientes al pelo, así como a la piel, permitiendo una mejor tonalidad, mayor suavidad y brillo.

– Descansa lo suficiente. Dormir un mínimo de ocho horas diarias es esencial para mantener una cabellera fuerte y saludable: “Un sueño de mala calidad acelera los signos de envejecimiento de la piel y del cabello; pues debilita su capacidad natural para repararse durante la noche”, asegura un estudio médico, encargado por la firma Estée Lauder al University Hospitals Case Medical Center de Cleveland, Estados Unidos (bellezaactiva.com).

El corte ayuda
El cabello fino y sin volumen hace que los cortes no luzcan lo suficiente, pero hay peinados con los que se puede conseguir disimular la falta de densidad y añadir vivacidad a la melena. Lo primero a tomar en consideración, es que si se tiene el cabello muy fino, la melena excesivamente larga no es lo más adecuado. Por ello, procura lucir un estilo corto o medio. Te puedes decantar por uno a capas con flequillo (puedes escoger el que más se adecue a tu personalidad), para disimular las arrugas de la frente y atenuar rasgos faciales demasiado afilados. También puedes recurrir al bob sencillo, recto y desfilado en las capas superiores. El secreto es orientar el cabello hacia un lado con una raya en diagonal, ya que aporta mayor volumen en el contorno del rostro.

Fuente: estampas


‘Made on Kickstarter’: encuentra productos de Kickstarter en Amazon
Facebook alcanza los 1.710 millones de usuarios activos al mes